EL AYUNTAMIENTO DE LIÉTOR DENUNCIA

QUE EL MUNICIPIO SE HA QUEDADO

SIN SERVICIOS SOCIALES

 

Rafael Docón, teniente de alcalde de Liétor, ha denunciado la supresón de apoyo a servicios sociales que este municipio venía recibiendo, junto a Elche de la Sierra, hasta ahora.
Aseguró que en el marco del recorte de servicios que viene sufriendo el pueblo, "nos encontramos con que, de un plumazo, no cubren el puesto de la persona que atendía esta función, y tras decirnos que se reducirían un 50% las horas de ayuda a domicilio, ya no hay nadie para atender el servicio".
Aseguró que para muchas personas mayores del pueblo, en muchos casos sin familiares ni vehículo, esta trabajadora era la única forma de poder resolver trámites como los de dependencia o ayuda a domicilio, entre otras muchas gestiones, y que «vemos casos dramáticos de gente muy mayor, que no saben qué hacer. Venía una chica, cuatro días a Elche y los jueves a Liétor, y hacía un trabajo muy intenso para atender a todas estas personas, que ahora se han quedado abandonadas; y estamos hablando de una población, entre los dos pueblos, de unas seis mil personas. Y eso mientras se aprueba el plan de garantía de servicios sociales básicos».
Rafael Docón explicó que esta persona de servicios sociales era el último recurso que sobrevivía cuando, en el contexto de la Mancomunidad de la Sierra del Segura, se fueron perdiendo otros servicios, como el centro de la mujer, el educador familiar o el psicólogo; también se tuvo que cerrar la ludoteca, y la guardería trabaja a media jornada, según explicó.
Sin derroches
El teniente de alcalde de Liétor aseguró que además «a este Ayuntamiento no lo pueden acusar de despilfarrar ni de endeudarse; muy al contrario, la Junta nos debía a 31 de diciembre 513.000 euros, casi la mitad de nuestro presupuesto; si nos abonasen lo que nos deben, tendríamos unos 120.000 euros de liquidez. Nosotros nos esforzamos por atender los servicios municipales básicos, pero lo hacemos con los recursos propios y con lo que son de nuestra competencia; lo que no se puede cargar sobre los municipios son los servicios que prestamos de competencias ajenas, que no se nos están financiando».